ARTÍCULOS TÉCNICOS DE UNIVERSO SNIPER AIRSOFT

El cuidado de cargadores de gas en armas Blow Back

Mantén calientes tus cargadores, sólo la temperatura del cuerpo se usa como límite a la cantidad de calor que  aplicas. Aquí está el porque; la ley de Boyle dice que la presión (P), la Temperatura (T) y el Volumen (V) de un líquido (inclusive el HC134a) son relacionados en una ecuación tan creciente como cualquiera de las variables que tiene como resultado el aumento en las otras (a menos que mantengas uno constante). Para cargadores de airsoft de gas blow back, esto se traduce en que si aumentas la Temperatura del cargador, la Presión aumentará, siendo sin embargo el volumen el mismo. Esto es así porque los cargadores calentados, dispararán con más velocidad (la Presión es más alta).

Desde que el cargador desplaza un volumen fijo de gas, incrementando la Temperatura aumentará la Presión en una relación directa, hasta la Presión no pueda mayor que la contenida en él entre disparos – teniendo como resultado un ‘necesario’ aumento en el Volumen. Este aumento da como resultado el agrietado de los sellos del cargador y dañándolo que no puede contener más gas comprimido. La calefacción de cargadores en climas fríos es la principal causa de fallos en cargadores de gas  blow back. No recomendamos el calentar cargadores por encima de la temperatura del cuerpo. Si juegas en ambiente frío, mantén los cargadores cerca de tu cuerpo, pero no uses una fuente externa de calor o te arriesgas a dañar gravemente tus cargadores (sin mencionar el arma, cuando dispara con una Presión alta). Los cálculos se pueden volver mucho más complicado, pero esto es la principal razón ¡De por la que debes dejar de calentar tus cargadores con tiempo frío!

Con respecto a mantener los cargadores llenos a capacidad parcial cuando no los usamos, puede ser sabio recordar que para fusiles de GBB con cámaras de alimentación montadas en el cargador para su suministro, la presión del gas dentro del cargador sólo será expulsada hasta que la presión interna sea igual a la presión atmosférica exterior (la presión atmosférica cambia dramáticamente a través del día!). Esta presión diferencial es  más grande cuando el cargador está apenas lleno (y calentado, si estás en un clima frío) y menos cuando el cargador se vacía y es mantenida en la temperatura de la habitación.

La razón para dejar un poquito de gas en el cargador está en proporcionar una presión positiva leve diferencial entre interior y presión atmosféricas. Esta presión positiva mantendrá las juntas tóricas de goma del interior selladas, y prolongará la vida de tus cargadores de Gas Blow Back.

Almacenarlos vacíos completamente puede originar a veces a problemas, desde que la presión igualada, interna y externa, sólo fue igualada desde que acabaste de disparar, y una ascensión en la presión atmosférica causará el cargador el tener una BAJA presión comparada con la de fuera - esto tiene el efecto de 'chupar' aire por los anillos tóricos de goma en una dirección para la que no fueron diseñados. Dando al cargador una rápida y corta carga de gas antes de retirarlo del arma después de jugar para guardarlo, mantendrá la presión positiva a pesar de la presión atmosférica y es muy probable que extiendas la vida útil de tus cargadores y juntas tóricas.

Consecuentemente, cuanta más variación tengas en la temperatura, más grande es el riesgo de sobre / baja presión podrías tener - volviendo a la ley del Boyle - que explica por qué el jugador de climas fríos tiene el más grande de los problemas con éste tipo de cargadores de Gas Blow Back.

Artículo por Daniel J. Muñoz aka Sniper, UNIVERSO SNIPER AIRSOFT