ARTÍCULOS TÉCNICOS DE UNIVERSO SNIPER AIRSOFT

 

 

 

 

 

 

 

Láseres y seguridad

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Introducción

Muchos de nosotros usamos en nuestras réplicas, punteros láser, esos pequeños elementos, enganchados en nuestros raileras, que expelen una luz de color roja, la mayoría de las veces, o verde en algunos casos.

Muchas veces, ya sea por casualidad, por incidente, uno de éstos rayos de luz, ha impactado directamente sobre tu ojo... y ha sido doloroso, verdad?. En ésta review, hablaremos sobre seguridad en tus partidas con el uso de apuntadores laser, y el evitar éste tipo de incidentes, que pueden causar serias consecuencias si son indebidamente usados, así como educar a los usuarios en cuestiones relacionadas con su seguridad. La información aquí recopilada, ha sido obtenida del Laser Institute of America (http://www.laserinstitute.org/).

¿Qué es un Láser?

LASER es un acrónimo que viene de las siglas Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation, o en castellano, amplificación de luz por emisión estimulada de radiación. La energía generada por el laser es dentro o muy cerca del la porción del espectro electromagnético (ver Figura 1). La energía es amplificada a una intensidad muy alta por un proceso atómico llamado emisión estimulada. El término "radiación" a menudo es interpretado mal porque la expresión también es usada para describir materiales radiactivos o radiación de ionización. El uso de la palabra en este contexto, sin embargo, se refiere a una transferencia de energía. La energía se mueve de una posición a otra por conducción, convección, y radiación. El color de la luz de láser es normalmente expresado en términos de la longitud de onda del mismo. La unidad más común usada en la expresión de la longitud de onda de un láser es un nanómetro (nm). Hay mil millones de nanómetros en un metro.

Figura 1: el espectro óptico. La luz del láser no se ioniza y se extiende del
ultravioleta (100 - 400nm), al rango visible (400 - 700nm), y finalmente al infrarrojo (700nm - 1 mm).

Riesgos del Láser y su haz
El láser produce un haz de luz intenso, muy direccional. De ser dirigido, reflejado, o enfocado sobre un objeto, la luz de láser será parcialmente absorbida, levantando la temperatura de la superficie y/o el interior del objeto, causando  potencialmente una modificación o deformación del material. Estas propiedades que han sido aplicadas a cirugía por láser y procesamiento de materiales también pueden causar el daño de tejidos. Además de estos efectos termales obvios sobre el tejido, también pueden haber efectos fotoquímicos cuando la longitud de onda de la radiación de láser es suficientemente corta, es decir, en la región ultravioleta o azul del espectro. Hoy en día, los láseres de gran potencia son diseñados para minimizar el acceso a la radiación láser durante su uso. Los láseres de baja potencia pueden emitir niveles de luz láser que no son un riesgo.

El cuerpo humano es vulnerable al impacto de ciertos láseres, y en ciertas circunstancias, la exposición puede causar daños a ojos y piel. La investigación acerca de los umbrales de heridas de ojo y piel han sido realizadas a fin de entender los riesgos biológicos de la radiación láser. Ahora se sabe que el ojo humano es casi siempre más vulnerable a la herida que la piel humana. La córnea (la superficie delantera clara, externa de la óptica del ojo), a diferencia de la piel, no tiene una capa externa de células muertas para protegerlo del ambiente. En las frecuencias muy altas ultravioletas e infrarrojas del espectro óptico, la córnea absorbe la energía de láser y puede ser dañada. La figura 2 ilustra las características de absorción del ojo para regiones de longitud de onda de láser diferentes. En ciertas longitudes de onda en la región cerca del ultravioleta y en la región cercana al infrarroja, la córnea del ojo puede ser vulnerable a la herida. De mayor preocupación, sin embargo, es la exposición al láser en la región de riesgo retinal del espectro óptico, aproximadamente 400 nm (luz violeta) a 1400 nm (cerca del rango infrarrojo) e incluso la parte visible entera del espectro óptico. Dentro de esta región espectral colimada, el rayo del láser se concentra en un punto muy diminuto en la retina. Este se ilustra en la Figura 3.


 

En caso de que ocurra el peor caso de exposición, en un solo ojo, éste debe de ser irradiado desde cierta distancia y mediante un haz directo o reflejado, y que se introduzca dentro del ojo. La luz que entra al ojo de un rayo colimado en la región de peligro retinal, es concentrada con un factor de 100.000 veces cuando llega a la retina. Por lo tanto, un haz visible de láser de una potencia de 10 miliwatios por cm2, puede convertirse en una exposición de  1000 watios por cm2 para la retina, lo cual es más que suficiente potencia de densidad (irradiación) para causar daño.

Si el ojo no es irradiado a cierta distancia o el haz es reflejado en una superficie difusa (no como si fuera un espejo), serían necesarios más niveles de radicación láser para causar una herida. De la misma manera, como éste efecto ocular no se puede aplicar a la piel, ésta es menos vulnerable ha heridas en éstas longitudes de onda.

Clasificación por riesgos de los Láser
Clase 1
Un láser de Clase 1 se considera seguro basado en el conocimiento médico actual. Esta clase incluye todos los sistemas de láseres o láser que no puedan emitir niveles de radiación óptica encima de los límites de exposición para el ojo, bajo cualquier condición de exposición inherente al diseño del producto del láser. Es posible que haya un láser más peligroso dentro de la unidad de un producto Clase 1, pero ninguna radiación perjudicial puedan escapar de su interior.

Clase 2
Un láser Clase 2 debe emitir un rayo láser visible. A causa de su brillo, la luz del láser de Clase 2 será demasiado deslumbrante para manenerla en la vista por períodos prolongados. Una irradiación momentánea no es considerado peligrosa dado que el límite de potencia de irradiación en este tipo de dispositivo es menos que el MPE (Maximum Permissible Exposure, exposición permisible máxima) para la exposición momentánea de 0,25 segundos o menos. Una exposición prolongada intencionada, sin embargo, es considerado peligrososa.

Clase 3
Un láser Clase 3 puede emitir cualquier longitud de onda, pero no puede producir reflejos (no como un espejo) difusos a menos que se enfoque o sea visto durante períodos largos o a corta distancia. También no es considerado peligro de incendio o de riesgo serio para la  piel. Cualquier onda continua (CW, contínuous wave) de láser que no sea Clase 1 o Clase 2, es una Clase 3 si su potencia de salida es de 0.5 watios o menos.

Clase 4
Un láser Class 4 es cualquiera que exceda los límites de salida (Accessible Emission Limits, AEL) de un dispositivo Clase 3. Como puede esperarse de los mismos, éstos láseres pueden provocar quemaduras, fuego o suponer riesgos para la piel, por irradiación directa o reflejada. Se requiere el uso de medidas de control muy rigurosas para su uso

En conclusión

Ten cuidado cuando uses éstos sistema de puntería, ya que aunque normalmente, son de poca potencia, entre 5 y 10 mW, los hay que son verdaderos peligros, de 20 mW o más, y que con los de 40 mW, ya son capaces de hacer explotar un globo hinchado con un solo disparo del mismo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículo por: Sniper